Cubit logo

De nada sirve una idea sin un modelo de negocio.

27-07-2020

Santiago Montoya

Si crees que solo las personas con ideas nuevas, revolucionarias y disruptivas son los dueños del mañana déjame decirte que pensamos muy distinto.

Una idea no vale un peso sin un modelo de negocio que la respalde, es más, no siempre deben ser nuevas ideas, tan solo realizando modificaciones sencillas a modelos ya existentes o creando un nuevo modelo de negocio bien direccionado, se pueden crear grandes compañías.

Te voy a poner varios ejemplos:

  1. Apple con su iPod y el iTunes revolucionó notoriamente el mercado, logrando casi US 10.000 millones en ventas en solo tres años, lo más curioso es que no fueron los primeros en llevar esta idea al mercado, años antes una empresa llamada Diamond multimedia introdujo su modelo Rio en 1998, además otra empresa llamada Best Data introdujo el Cabo 64 en el año 2000, ambos funcionaban a la perfección, contaban con la última tecnología pero no habían alcanzado ni una pequeña parte del éxito del iPod aun habiendo llegado años antes.

    Tanto el modelo Rio como el Cabo no contaban con un buen modelo de negocio, caso totalmente contrario a Apple, donde su modelo fue tener un margen muy bajo en la música de ITunes y un margen muy alto en el iPod, hacer sencilla y cómoda la descarga de la música y contar con excelente tecnología.

  2. Hilti es una empresa que se dedicaba a la venta de herramientas eléctricas, competía con las demás empresas ofreciendo un mejor servicio, entregas rápidas y precios bajos.

    Analizando muy bien como satisfacer las necesidades del cliente descubrieron que estos utilizaban muy poco las herramientas que compraban y decidieron ofrecer herramientas en alquiler a precios más bajos, haciéndose cargo de las reparaciones de la maquinaria y su entrega oportuna. Este** nuevo modelo de negocio** se validó rápidamente permitiendo tener un importante crecimiento a Hilti.

  3. Cuando FedEx ingreso al mercado de despacho de paquetes, no se enfocó en el precio o el marketing, se enfocó en satisfacer una necesidad ignorada del cliente, recibir paquetes desde lejos de manera rápida y confiable. Después de la adaptación de este modelo de negocio, FedEx pudo crecer rápidamente y obtener una ventaja competitiva que las demás empresas tardaron mucho replicar.

Las empresas con mayor crecimiento en los últimos años fueron las que innovaron en su modelo de negocio, lastimosamente no todas lo hacen, estudios demuestran que tan solo el 10% de la inversión en innovación esta focalizada en desarrollar nuevos modelos de negocio.

Lo más interesante de todo es que el éxito de una empresa no comienza pensando en un modelo de negocio, comienza pensando en la oportunidad de satisfacer una necesidad del cliente, después, buscar cómo obtener utilidades satisfaciendo esa necesidad y por último poniendo en acción el modelo y validando de manera rápida las hipótesis que arroje.

No se trata de ingresar a mercados desconocidos, de crear nuevas ideas o de apoyar la creación de tecnologías, se trata de ingresar a nuevos modelos de negocio apoyados en la tecnología.